1. ¿Qué es la dieta macrobiótica?

 

La dieta macrobiótica está basada en un conjunto de normas y consejos orientados a perseguir una vida saludable y duradera.

Su creador fue el japonés Georges Ohsawa, quien en 1957 dio a conocer al mundo occidental este tipo de alimentación.

La dieta macrobiótica divide los alimentos en:

-Alimentos Yang: si su “energía” es caliente, tonificante y contractiva como los cereales, legumbres, pescado, carne, la sal, verduras de raíz, el alcohol…

-Alimentos Yin: cuando su energía es fría, dispersante y debilitante como el azúcar, la miel, los lácteos (leche, quesos y yogures) las frutas (sobre todo las tropicales como Plátano, Mango, Kiwi, Papaya, Piña…), verduras como las patatas (papas), berenjena, tomate y remolacha.

Según esta filosofía, la ausencia de enfermedad existe cuando estos dos principios (yin y yang) se encuentran en equilibrio, y se logra dicho equilibrio mediante una alimentación adecuada, la tolerancia y la serenidad espiritual.

Una dieta macrobiótica está compuesta por:

-50 a 60% de la alimentación diaria deben ser cereales integrales, de preferencia en grano. Los cereales integrales incluyen arroz integral, cebada, mijo, avena, maíz, trigo, centeno, trigo sarraceno, cuscus, bulgur, copos de avena, copos de cebada, harinas, pan, etc.

-Debe haber Sopa 1 o 2 veces al día. Las sopas son en general de verduras, pero pueden también incluir cereales, legumbres, algas, pescado… y miso, que tiene grandes propiedades en la regeneración de la flora intestinal.

-25 a 35% de verduras variadas. Las verduras deber ser cocinadas de diferentes formas, muy cocinadas o crudas. Las verduras de uso diario incluyen: cebolla, zanahoria, calabaza, brócoli, col, perejil, nabo, coles de Bruselas, champiñones y setas, germinados, nabizas, berzas… Verduras como la patata, los tomates, las berenjenas, son generalmente desaconsejados, o se deben usar muy ocasionalmente si se tiene una buena salud.

-10 a 15% de la alimentación legumbres, y derivados de las legumbres y algas. Las legumbres incluyen garbanzo, lentejas, azukis, judías blancas, pintas…

-Derivados de las legumbres como tofu, tempeh, natto, seitan (en este caso es una derivado del trigo, pero es un alimento con un alto contenido proteico, por eso se incluye en éste apartado) pueden y deben también ser usadas regularmente.

 

Los alimentos que no pertenecen a este tipo de alimentación y que deben evitarse son:

 

-las carnes rojas,

-las grasas animales,

-productos lácteos,

-azúcares refinados,

-los tomates, las berenjenas y las patatas,

-frutas tropicales y los jugos,

-condimentos y especias fuertes y picantes,

-alimentos refinados,

-todos aquellos alimentos que hayan sido cultivados con abonos químicos,

-todos aquellos alimentos con conservantes y colorantes añadidos.

Contribuye a la pérdida efectiva de peso

Elimina el estreñimiento

Regula los niveles de azúcar

2. Beneficios de la dieta macrobiótica

 

Los beneficios más importantes de esta dieta son:

-Contribuye a la pérdida efectiva de peso, logrando que el cuerpo encuentre su peso ideal de manera completamente automática.

-Elimina el estreñimiento, evitando de este modo que entren toxinas en el organismo con motivo de digestiones excesivamente largas.

-Proporcionar mayor energía, fuerza y vitalidad al organismo.

-Esta dieta te ayudará a mantener el pH adecuado de tu cuerpo (7’35), evitando que se produzcan rigidez muscular, inflamación y una mala absorción de los alimentos.

-Ayuda a combatir el estrés del día a día, mejorando el estado de ánimo y la claridad mental.

-Rebaja la presión arterial, los niveles de colesterol y triglicéridos.

-Regula los niveles de azúcar.

-Reduce significativamente el padecimiento de enfermedades cardiovasculares.

-Mejora problemas de retención de líquidos.

-Reduce en gran medida el dolor en articulaciones.

3. Cómo hacer la dieta macrobiótica

 

La filosofía macrobiótica explica que para llevar este tipo de dieta hay que:

-Ingerir sólo aquellos los alimentos que hayan sido poco o nada manipulados

-Masticar lenta y concienzudamente cada bocado

-Comer únicamente cuando se tiene hambre y la cantidad adecuada

-Ingerir alimentos naturales, locales y de temporada

-Conviene comer las verduras en caliente

-Ingerir los alimentos con calma y sin estrés

-Evitar la ingesta de aquellos alimentos que apenas aportan nutrientes, vitaminas y minerales.

 

Los menús macrobióticos varían en función de la época del año y del estado de salud de la persona.

Un menú para el invierno puede ser:

 

Crema de hinojo.

Hamburguesa  de mijo al horno y pescado blanco.

Ensalada de hojas verdes con aceite y limón, y col, brócoli y zanahoria escaldadas con aliño de tofu.

Crema de calabacín y guisantes a la menta.

Cazuela de trigo sarraceno con puerro y shitake.

Seitán a la plancha con ensalada de hojas verdes y vinagreta de mostaza.

Sopa Kinpira de zanahoria, cebolla, seitán y jengibre.

Bolas fritas de arroz integral y guisantes, acompañadas de berros y canónigos.

Zanahorias y brócoli hervidos con salsa de miso, tahini y naranja.

Sopa de miso con taquitos de tofu.

Ceviche de soja negra, con cebolla y cilantro.

Quinoa con frutos secos y ensalada prensada de col, pepino, rábano y zanahoria.

Sopa de miso con germinados.

Estofado de azukis con calabaza y kombu.

Arroz integral con gomasio y ensalada prensada de col con aceite de oliva y limón.

Crema de chirivías con albahaca.

Cazuela de lentejas rojas con alga arame, acompañada de arroz integral con verduras salteadas.

Hojas verdes de col china escaldadas y aliñadas con vinagre de arroz.

 

Como postre podemos tomar té kukicha con dulces saludables como compota de manzana con pasas, crema de castañas, peras al vapor con salsa de algarroba, manzanas al horno…

 

Dieta sana para reducir los triglicéridos

Reducir dramáticamente su consumo de carbohidratos refinados y eliminar la fructosa procesada, ya que esta desencadena el tener triglicéridos y colesterol alto.

La dieta blanda para curar tu aparato digestivo

Las verduras de deben consumir solo cocidas. No es aconsejable ingerir verduras que puedan causar gas intestinal, como todas las coles, los nabos, el brócoli, las cebollas, la coliflor o cualquier otro que te haya causado previamente problemas digestivos. Se pueden consumir jugos de verduras hechos en casa, no los comerciales con aditivos o pasteurizados.

Dieta sana para diabéticos tipo 2

Cualquier ejemplo de dieta para diabéticos no sólo debe tener en cuenta los alimentos convenientes y los prohibidos en la diabetes, sino aquellos que les ayuden a controlar la insulina, como el ajo.

Dieta sana para hipertensos (dieta DASH)

La dieta DASH proviene de las siglas en inglés “Dietary Approaches to Stop Hypertension” o traducido al español “Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión” y es una dieta baja en sodio y rica en nutrientes.

La dieta macrobiótica: salud con yin y yang

Según esta filosofía, la ausencia de enfermedad existe cuando estos dos principios (yin y yang) se encuentran en equilibrio, y se logra dicho equilibrio mediante una alimentación adecuada, la tolerancia y la serenidad espiritual.

Dietas saludables para adelgazar

Por lo tanto, las dietas saludables para perder peso no deben privarte o excluir completamente los alimentos con azúcar o harinas, sino indicarte un porcentaje de consumo menor al habitual.

La dieta detox para desintoxicarse y perder 3 kilos en 3 días

El fundamento de esta dieta es dejar durante 3 días las grasas saturadas, el azúcar, embutidos, carnes rojas, refrescos, café y todo lo que nos inflama a nivel celular y nos quita la energía. Además es una dieta baja en calorías.

Bajar de peso hasta 5 kilos en 3 días con la dieta de la piña

La dieta de la piña consiste básicamente en el consumo de piña de uno a tres días como base de la dieta, que se complementa con alguna proteína. La dieta de la piña tiene grandes beneficios para la salud y para perder peso.

Dieta saludable para empezar 2017

El año nuevo ha llegado y con él vienen las buenas intenciones y dos de los propósitos más repetidos la primera semana de enero: hacer más deporte, perder peso y mejorar la alimentación.

8 razones para llevar a una dieta saludable

Llevar una dieta saludable tiene muchos beneficios, no solo tener un cuerpo increíble, hacerlo también te ayuda a reducir el riesgo de desarrollar cáncer hasta en un 50%, si la acompañas con ejercicio y otros hábitos sanos, de acuerdo con la American Cancer Society.

Dieta saludable para mantener el corazón sano

Mantener una alimentación sana puede reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón o accidentes cerebrovasculares en un 80 %; elegir los alimentos y métodos de cocción adecuados, pueden ser capaces de prevenir o controlar la enfermedad cardíaca y la hipertensión.

Comer saludable

Comer sano es deseable, pero no siempre está al alcance de todos por falta de tiempo, información o por falta de recursos. Me cuesta trabajo creer que haya falta de voluntad, pero me temo que he de aceptar este revés porque hay quien come solo por necesidad fisiológica, sin reparar en la salubridad de su ingesta.

6 especias para darle sabor a una dieta saludable

Las hierbas y las especias pueden mejorar (y mucho) el sabor de una comida sin añadir una cantidad excesiva de calorías adicionales.